MENÚ
viernes, 20 noviembre 2020

EL CARTAGENAFEST 2021 SE TRASLADA PARA JUNIO

La Fundación Salvi, atendiendo a los llamados de las entidades de salud nacionales e internacionales sobre la emergencia por el Coronavirus, solidaria con el estado de emergencia actual que afronta la ciudad de Cartagena por el paso del huracán Iota y con la convicción de la importancia de entregar garantías sólidas para salvaguardar la salud de sus artistas, público y colaboradores conjuntamente con las diferentes entidades gubernamentales, anuncia que la edición 15 del Cartagena Festival de Música que se iba a llevar a cabo en enero se realizará en junio 2021.

 

La Fundación Salvi lleva casi quince años realizando el Cartagena Festival de Música y otros programas en Cartagena y el país, con un equipo convencido del poder de la música y la cultura para lograr una sociedad más justa y de la importancia de su democratización como dinamizador del sector y constructor de tejido social. En estos años, el Cartagena Festival ha realizado catorce versiones cada una convocando audiencias, artistas y estudiantes locales, nacionales e internacionales en conciertos, clases y conversatorios.

 

Su primera versión se llevó a cabo en 2007 y significó para el país un hecho revolucionario, artistas de talla internacional compartieron escenarios con artistas colombianos y con jóvenes de la ciudad y del país, y entregaron a la audiencia de Cartagena y del país una semana de música de alta calidad.

 

Hoy, después de catorce versiones, son muchas las vidas que se han transformado por este evento: las vidas de jóvenes de 48 barrios de Cartagena que conforman la Orquesta Sinfónica de Cartagena, un proyecto de ciudad que gestiona la Fundación y que, además de su trabajo artístico, promueve la interacción y unión entre diferentes habitantes de Cartagena durante todo el año bajo un objetivo común: hacer música; las de jóvenes talentos que han hecho parte de la programación del Festival y que hoy son artistas profesionales posicionados en Colombia y el exterior; las de estudiantes y profesores becarios que han compartido clases, conversatorios y presenciado ensayos y conciertos de los mejores artistas del mundo; las de artesanos interesados y especializados en el mantenimiento, reparación y construcción de instrumentos; los escenarios de la ciudad que han sido restaurados que acogieron en 2014 la primer ópera en Cartagena después de xx años; las de socios, patrocinadores cartageneros y del país que se unen año tras año al propósito de superación de brechas sociales, movilidad social y desarrollo de dimensiones de convivencia a través de la música; las de habitantes de Cartagena que trabajan y aprenden año tras año en las diferentes actividades del quehacer artístico, de la gestión; y por supuesto, las del público que en este espacio se encuentra sin barreras alrededor de la escena.

 

Por todo esto, pese a la dura prueba que hemos afrontado durante el 2020 en la organización del Festival, nos hemos mantenido perseverantes, esperanzados, generosos con nuestros recursos y capacidades para seguir solidificando este maravilloso encuentro cultural en Colombia, con apertura a todos los colombianos. Esperábamos en principio mantener la fecha de enero, conscientes del aporte del Festival a los agentes, artistas y colaboradores que año tras año participan en la ejecución de este evento. Nuestra convicción de mantener la fecha respondía al genuino interés de entregar algo de esperanza en un momento difícil al sector cultural: artistas colombianos, estudiantes, personal técnico, personal logístico, personas que, sin el evento, ven reducida una parte importante de su actividad anual, de su trabajo. Porque a pesar del cambio a lo digital, el contacto presencial con la cultura es esencial para el espíritu humano, tanto de la audiencia como de los artistas. Aunque la pandemia ha reducido drásticamente los flujos turísticos de la ciudad, el Festival es un atractivo turístico que en su puesta en escena desarrolla la economía local. Así, queríamos contribuir, aunque fuera en parte, a revivir una situación crítica.

 

En la Fundación Salvi hemos seguido de cerca los lineamientos tanto de los organismos nacionales como internacionales de salud sobre el desarrollo de la pandemia causada por el virus SARS-CoV-2, comúnmente conocido como Coronavirus. Esto porque, por una parte, sabemos las implicaciones logísticas que el manejo del virus implica como el transporte de artistas que viven en el exterior, muchos de ellos colombianos. Por otra, sabíamos que necesitábamos entregarles las garantías de seguridad a la audiencia, a los artistas y a los colaboradores para hacerlo y que no podíamos hacerlo solos. Para eso, hemos intentado tener contacto con las entidades gubernamentales pertinentes para lograrlo. Sobre esa base hemos trabajado. Hoy, con la incertidumbre de la llegada de una segunda ola de contagios y con la emergencia social que vive la ciudad amurallada, no podemos sino sentir solidaridad por los habitantes y las calles que año tras año permiten entregar un evento de calidad mundial.

 

Nos unimos en solidaridad a nuestros colegas, a los jóvenes de la OSC y a sus familias, a los artistas y profesores, a nuestros colaboradores, a los escenarios. Sabemos que hay una emergencia multidimensional en el país y es por esto que hemos decidido trasladar la XV versión del Cartagena Festival de Música a junio de 2021.

 

Sabemos que cuando el Director General de la Organización Mundial de la Salud invita al mundo a «optar por la salud» no se equivoca. Pero también sabemos que como seres humanos también necesitamos que el espíritu vuelva a brillar. Los artistas han sido generosos y nos han dado su talento en las diferentes plataformas digitales y, así, han mostrado que el público puede ser el mundo. Pero la música, como cualquier arte escénica, necesita el escenario y el público, y de su puesta en escena se desarrolla un engranaje invisible pero fundamental: gestores, administración pública, productores, técnicos, personal logístico, personal de salud, artistas, audiencias. El Cartagena Festival no sería nada sin la ciudad que lo acoge y a la ciudad le da música pero también le entrega progreso, impuestos, programas académicos.

 

La decisión de aplazar el Festival responde a este espíritu y a la necesidad primordial que tenemos en la Fundación Salvi de entregarles a todos unas garantías que por sí solos no podemos entregar. Necesitamos un acompañamiento de la administración pública local, departamental y nacional para asegurarles a todos un evento seguro con lineamientos claros sobre la ejecución de eventos públicos. Por eso reconocemos en esta decisión una oportunidad. La oportunidad de seguir fortaleciendo los procesos que lideramos en Cartagena y en el país de la mano de nuestros socios y patrocinadores, de nuestros colaboradores colombianos y extranjeros, de las entidades estatales. Seguiremos apoyando a los jóvenes de la Orquesta Sinfónica con música y con la gestión de bonos de alimentación para sus familias, seguiremos trabajando en la formalización del bello y minucioso oficio de la lutería, en 2021 desde el Conservatorio del Tolima y su Tecnología en Mantenimiento y Reparación de Instrumentos de Cuerdas Frotadas, en las cátedras Salvi, en los jóvenes talentos.

 

En 2021 y 2022 celebraremos la ópera italiana. En junio de 2021 conoceremos Il Bel Canto, un viaje por la historia de la ópera y por obras que consolidaron el género en lo que es hoy. Talentos colombianos residentes en el país y en el extranjero se unirán con artistas de talla mundial para presentarle y reafirmarle al público la magia de este género. En 2022, grandes compañías italianas se unirán a artistas colombianos para presentar montajes originales de algunas óperas de los grandes compositores del bel canto. Para esto, contamos con el invaluable apoyo del Gobierno de la República Italiana a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores, el Instituto Italiano de Cultura y la Fundación Teatro Comunale de Bolonia mientras que nacionalmente, con nuestra orquesta invitada: la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

 

Nos volveremos a encontrar en la música, en las empedradas calles de la ciudad amurallada, en el auditorio Getsemaní, en los barrios. A nuestros socios y a los patrocinadores que han creído como nosotros en este sueño de hacer país a través de la cultura, a los artistas y colaboradores y a nuestro público les decimos: trabajaremos conjuntamente con los organismos de gobierno locales, departamentales y nacionales para entregarles todas las garantías. Seguiremos atentos a las recomendaciones e indicaciones del Ministerio de Salud, el Ministerio de Cultura y del Ministerio de Turismo para encontrarnos en la música.

 

Julia Salvi
Presidente

 

Mateo Vegalara
Vice presidente Ejecutivo

 

Antonio Miscena
Director General

 

SHARE:

ÁREA DE PRENSA

ÚLTIMA NOTICIA

LA OSC NO PARA

jueves, 26 noviembre 2020

Gracias al apoyo del Ministerio de Cultura y el IPCC, la Orquesta Sinfónica de Cartagena ha tenido un año de actividades ininterrumpidas por primera vez en sus cuatro años de existencia. En medio de un 2020 de desconexión y distanciamiento, a través de una pantalla, los 49 integrantes de la orquesta cartagenera continuaron viviendo su pasión por la música y abrieron las puertas de sus casas a maestros colombianos destacados.

VOLVER A LA SALA DE PRENSA